La mejor novela erótica del 2018

novela erotica

Anteriormente en 2016 la trilogía “Cincuenta sombras” fue todo un éxito, nadie lo puede discutir. Te habrá gustado más o te habrá gustado menos, pero los millones de lectores que se engancharon a las aventuras y desventuras románticas y eróticas de Christian Grey y Anastasia Steele corroboran esa afirmación.
Quizás gracias a las redes sociales, E.L. James haya sido la gran impulsora de esta temática en la actualidad, pero sin duda, no ha sido la primera en inventar historias basadas en la erótica. Esta temática tiene siglos de antigüedad, aunque sin irnos tan lejos en el tiempo, seguro que te suenan historias como las de Valerie Tasso en “Diario de una ninfomana”.

En la actualidad, cada mes se publican varias novelas de este tipo, y el secreto tras su éxito no radica exclusivamente en las escenas porno gratis, que las hay y muy explícitas, sino en la historia de amor que acompaña a esas escenas. Sin olvidarnos de que estamos hablando de ciencia ficción, las mujeres aún sabiéndolo, no pueden evitar soñar con esos protagonistas a los que les encantaría dar vida. Pero siendo honestos, a la hora de la verdad, ningún hombre podría follar y correrse cada cinco minutos y probablemente, aunque encontraran a alguien capaz, ninguna mujer lo aguantaría. De ahí lo bonito de soñar… Saber que no es real.

En sintonía con el aumento del consumo de este tipo de novela, se ha visto un incremento en las búsquedas y visitas de usuarios femeninos a páginas webs de videos xxx gratis, en las que cada vez los vídeos porno amateur de parejas follando tienen más visitas, e incluso algunas páginas están utilizando ya palabras clave como “porno para mujeres“, para aquellas a las que les gusta ver en imágenes lo que están leyendo e imaginando.

Como lectora de esta temática, insisto en que no nos hemos convertido en unas depravadas que solo piensan en sexo, ya que sin las lindas historias de amor que acompañan al sexo, la temática no triunfaría tanto. Podemos decir que una cosa en compañía de la otra, hace las historias un poco más reales, dentro de la ficción, por supuesto.